Carlota (GH18) narra con todo lujo de detalles la violación que sufrió en la casa de Guadalix

  • TV y Cine
  • 04-09-2019 | 09:09
  • Escribe: Redacción

Carlota se sincera y habla sin pelos en la lengua de lo que sufrió hace casi dos años en la casa más famosa de España


Carlota Prado concursó en la última edición de Gran Hermano (18) y todos la recordamos por el terrible episodio que vivió dentro de la casa. 

Por primera vez, habla abiertamente y sin tapujos sobre la supuesta violación que sufrió dentro de la casa más famosa de España por parte del que era su novio, José María. 


Carlota habla del supuesto abuso 

Muy sonadas son las fiestas que se celebran en la casa de Guadalix y en la décimoctava edición no iba a ser menos. La organización les facilitó bebidas a los habitantes de la casa para la celebración de la fiesta que transcurrió con normalidad hasta que en un determinado momento ocurrió algo inusual. 

Al día siguiente la productora comunicaba a través de su cuenta de Twitter que un concursante había sido expulsado y que otro había salido de la casa. Curiosamente, se trataba de la única pareja que se había formado dentro de la casa. 


"La dirección de 'Gran Hermano' ha decidido expulsar del programa a José María por lo que considera una conducta intolerable. Asimismo, ha considerado oportuno que Carlota deje la casa", desveló la organización. 

Carlota, ha revelado por primera vez en una entrevista todo lo que ocurrió aquella noche del 3 de noviembre de 2017. 



"Celebrábamos una fiesta en la casa, una de tantas. Lo normal era que nos facilitaran alcohol. Recuerdo que yo estaba preocupada porque apenas teníamos comida y los efectos del alcohol podían ser mayores. Y bueno, me sentó mal a mí, al igual que le podía haber sentado mal a otras personas.", comienza relatando. 

"Lo último que recuerdo bien es estar en la cocina. Las imágenes en las que me encuentro en el salón, que he subido a mi cuenta de Instagram, no las recuerdo..." y añade: "Se ve un forcejeo porque evidentemente no me gusta que me metan mano... Lo que está pasando en ese momento ya es suficiente como para tomar cartas en el asunto, algo que 'GH' no hizo... Esas imágenes no son un primer plano de lo que estaba sucediendo, alguien en las redes sociales lo encontró y aumentó el espacio en el que estábamos esa persona y yo. Digo esa persona porque me resulta imposible decir su nombre."

El siguiente recuerdo que tiene es ya del día siguiente. "Es uno de los momentos en que me lo han hecho pasar peor. Cuando me levanté, de camino al baño, noté cómo se me caía la ropa interior al suelo porque no estaba bien puesta. Llevaba unos pantalones de pijama que no recordaba haberme puesto, pero en ese momento no presté atención a ese detalle tan importante". 

La mañana transcurrió con normalidad para ella y el resto de concursantes. "Yo doy por hecho que me han cuidado porque así me lo dijo él. Le pregunté qué había pasado y me dijo en mi cara que me había cuidado porque estaba KO. 'GH' emitió el momento en que después de lo sucedido por la noche se me ve hablar tranquilamente con esa persona, algo hecho con mala fe y poco tacto que dio una imagen equivocada a los espectadores de lo que había pasado". 

La expulsión de José María

Carlota cuenta que: "Le llaman por la megafonía de la casa y lo sacan. Luego me llaman a mí y voy al confesionario. Me dicen que ha tenido un comportamiento inaceptable y que le han expulsado. En un primer momento no me lo creo, pensaba que se trataba de una broma. Después pensé que al haber estado mala esa noche, él podría haber tenido alguna pelea o algo demasiado fuerte como para expulsarle.


Me dijeron que me tranquilizara y que tenía que ver unas imágenes. Y en ese momento me pusieron el vídeo con lo que sucedió esa noche, sin avisarme de lo que estaba a punto de ver. No sé cuál es el procedimiento en estos casos porque yo no soy especialista, pero tendría que haber estado una persona a mi lado, un psicólogo o alguien que me ayudara a enfrentarme a esas imágenes tan duras. Jamás me preguntaron si yo quería ver eso... Si me llegan a preguntar, hubiera dicho que no. Yo no hubiese querido tener para el resto de mi vida esa mierda en la cabeza". 

Lo que había en las imágenes

"Duran casi 10 minutos y se ve perfectamente que se aprovecha de mí en la habitación y que yo estoy inconsciente. Dos compañeros de la casa llegaron a entrar en el cuarto para ver cómo estaba y él les echó diciendo que yo estaba muy mal, pero que me estaba cuidando. En palabras casi textuales, el auto de la jueza dice que se ve "clara, precisa y reiterada mi oposición" a las acciones de esta persona, hasta que finalmente quedo inconsciente. Se ve cómo le digo "quítate, no puedo" y hacer gestos de una persona que está diciendo "déjame tranquila".

Si yo hubiese estado consciente, te garantizo que no hubiera pasado lo que pasó, pero si estás inconsciente, no te puedes defender. Es mi cuerpo el que sale ahí, inconsciente y violado. Me da exactamente igual que en el Código Penal ponga que una violación es con violencia y un abuso sexual sin violencia. Es que incluso se ve cómo se ríe de mí después de hacerlo. Se ve cómo la 'Super', porque esa noche era una mujer la responsable de la casa, me llama y yo no respondo porque estoy inconsciente. Él dice entre risas algo como "me da que Carlota no va a llegar al Confe".

No llego a explicarme cómo el programa lo permitió. Esto pasa a la una y media de la mañana, y nadie irrumpió. Cada habitación de la casa tenía trampillas por las que el equipo del programa podía entrar de urgencia. Si 'GH' llega a actuar, nadie se hubiese enterado, no se hubiera alterado la dinámica del programa porque no había nadie más en la habitación". 

La ayuda que recibió después

Asegura que después de ver las imágenes tuvo la asitencia de un psicólogo pero "ya era tarde, fue después de ver aquello yo sola, sin esperármelo y llevar ya un rato desquiciada, llorando y reventada por dentro. Otra de las dudas que tengo es por qué no entró antes". 

"Hubo un momento en el que me di cuenta de que no estaba segura con el equipo de 'Gran Hermano'. No me creía lo que me decían.". 

Volvió a ver a José María

Carlota se encontró con él por petición suya y pese a que de primeras, la organización se opuso, acabó enfrentándose a él. 

"Me dio varias versiones contradictorias. Por la mañana, en la casa, me dijo que por la noche me había estado cuidando. Ya fuera, en las instalaciones de 'GH', cuando aceptaron que le viera, le pregunté si tenía que contarme algo de lo que había pasado esa noche. Encima le pregunté... Me dijo que nada. Me enfadé y le dije que se lo iba a preguntar por última vez. Me dijo de nuevo que no tenía nada que contarme. Entonces le expliqué lo que me habían impuesto ver esas personas.
Se lo conté y acabó admitiendómelo. Me dijo que creía que yo estaba despierta y que fue un segundo. Tuvieron que medio separarme de él y, al final, acabé por irme de esa sala. Ya en el habitáculo en el que me tenían, mi cabeza empezó a dar vueltas. Mi preocupación en ese momento era saber si había riesgo de estar embarazada. Volví a la sala en la que él estaba, se lo pregunté y me dijo que no llegó a terminar."

Posteriormente, el programa recomendó denunciar con ellos a José María ante la Guardia Civil pero ella quiso esperar ya que parte de su familia estaba fuera de España y quería hablar con ellos. 

Tras salir de la casa, Carlota pasó unos días en un hotel y tuvo la oportunidad de poder ver y hablar con su madre. Después, decidió volver a la casa ya que para ella "no tenía el valor de enfrentar la realidad. No quería salir de esa casa que está aislada... Ahí vives en un mundo alternativo y estás de alguna manera protegido". 

Las consecuencias que sufre Carlota

"Si supieses la cantidad de mensajes que he recibido con amenazas, insultos, vejaciones, humillaciones... Ya puedes ser la persona más fuerte del mundo, que eso va calando en ti y te va haciendo daño. Y eso que por suerte ha sido la edición menos vista del 'reality show'.

Me quité de las redes sociales y me volví prácticamente una ermitaña. Lo único que quería era poder ver a mis psicólogas y seguir con mi tratamiento para salir adelante. Me teñí el pelo para que no me reconociesen por la calle. Estuve prácticamente un año saliendo de casa con cascos de música puestos para no escuchar los comentarios de la gente. Las personas no tienen vergüenza, ni pudor ni escrúpulos... Te paran y te llegan a preguntar, "¿es cierto que te violaron?". No sé cómo se lo tomarían otras personas, pero a mí me ha devastado.

Es muy ruin que esta sociedad piense que por ir a un sitio o que te vean sonreír en un restaurante ya has rehecho tu vida... No se trata de eso. Tú, en un momento determinado, puedes sacar las fuerzas para intentar hacer una vida normal, pero en cualquier momento hay pequeñas teclas que hacen que se active un modo en el que empiezas a sentirte insegura, te encuentras mal, tus pulsaciones se aceleran, te tienes que ir del sitio en el que estás, te tienes que duchar porque te sientes sucia... Llegando incluso al momento en que notas que tu propia familia no se siente cómoda hablando del tema. No he vuelto a ser la misma persona". 

"De esto hace casi ya dos años y si yo tuviese que contabilizar cuántas pesadillas he tenido, cuántos malos ratos he pasado, cuántos ataques de ansiedad... Estoy en tratamiento psiquiátrico y psicológico, tomando medicación, evitando muchas veces incluso salir a la calle sola... Ahora estoy en Estepona, donde vive mi madre, pero muchísima gente me conoce y me sigue haciendo preguntas", sigue exponiendo. 

La pretensión de Carlota

"Pienso que después de todas las cosas que están pasando y con el número de denuncias en aumento, no se trata de una moda, esto lleva pasando generaciones y generaciones. Lo que pasa es que antes lo 'normal' era callarse y mirar hacia otro lado. Y no hay que mirar hacia otro lado. Hay un montón de mujeres que siguen callándose. Yo he llegado a culpabilizarme, cuando no he hecho absolutamente nada malo, maldiciendo el momento en que decidí entrar a esa casa...

Solo pretendo que se haga justicia, dar a conocer mi testimonio, que se sepa toda la verdad y animar a las personas que están pasando por lo mismo a que no se callen. No podemos seguir normalizando estas atrocidades". 

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario