Carlos III no solo hereda la corona: también se queda estos privilegios

Carlos III no solo hereda la corona: también se queda estos privilegios

11/09/2022

| Enrique Sanz

Facebook
Twitter

El nuevo rey de Inglaterra ya ha sido reconocido como monarca británico

La sucesión al trono de Inglaterra se ha completado con éxito. Con efecto inmediato, Carlos III es el nuevo rey de esta zona de las islas Británicas en medio de la expectación por lo que puede llegar a ofrecer el reinado del heredero de Isabel II. La sombra de la reina es todavía muy alargada para su hijo, que ya ha sido reconocido por el poder político como el legítimo monarca.

Carlos III, además del trono de Inglaterra, también hereda algunos privilegios que tenía su madre y que han sorprendido a todo el mundo cuando se han conocido. Las razones que dieron lugar a algunos de estos privilegios son cómicas, pero otros motivos realmente merecen la pena y no se consideran privilegios, sino lucha contra la destrucción de nuestro planeta.

Conocemos en profundidad la figura de Isabel II, la reina más longeva de la historia

Precisamente eso es lo que intenta Gran Bretaña otorgándole la propiedad de todos los delfines, esturiones, ballenas y cisnes que viven y merodean en las aguas abiertas de Gran Bretaña. La razón detrás de esta decisión es para proteger a los animales de la acción del hombre: dañar una propiedad real está severamente castigado en la legislación inglesa. Además, los cisnes del Támesis reciben una atención casi personalizada por parte de los servicios de conservación de la Casa Real todos los años, haciendo recuentos y tratando de cubrir sus necesidades.

Carlos III no necesitará permiso de conducir ni carnet de identidad. Estos documentos, que debían existir y llevar encima cuando Carlos era príncipe, han perdido ahora toda su validez legal. La razón es sencilla: es el monarca el encargado de firmar todos los documentos identificativos, que se emiten a su nombre. Siguiendo esta misma norma, el heredero de Isabel II tampoco lleva pasaporte.

Isabel II celebraba dos veces su cumpleaños: el día de su nacimiento, el 14 de abril, lo hacía en privado con sus familiares y en la más estricta intimidad. Sin embargo, para ofrecer una oportunidad de celebración y fiesta al pueblo británico, se organizaba un segundo cumpleaños de la reina, casi siempre el segundo sábado del mes de julio.

Esta fiesta se hacía para compensar la devoción de los ingleses hacia la monarquía y poder ofrecer un espacio seguro en el que celebrar sin verse afectados por el irregular clima de las islas Británicas. La tradición se ha mantenido a lo largo de los años y Carlos III podría perpetuarla, puesto que se realiza siempre y cuando el cumpleaños del monarca no tenga lugar en verano: el actual rey nació el 14 de noviembre de 1948.

La base de las monarquías parlamentarias es el axioma: "El rey reina pero no gobierna". Los ingleses lo aplican en su máxima expresión. Tanto es así que Carlos III, al igual que su madre, se verá obligado a mantenerse neutral en cuestiones políticas y en todos los sentidos: como príncipe podía votar, pero ahora que es monarca ese derecho le está vedado

La reina de Inglaterra no se puede resistira esta delicia: descubrimos su plato favorito

Aunque la figura del rey de Inglaterra sea teóricamente apolítica y no tenga una ideología fija, Carlos III sí tendrá que seguir reuniéndose con Liz Truss para discutir y comentar la marcha del país en las reuniones que se producen entre primer ministro y rey de Inglaterra. Además, deberá estar presente en la apertura del curso parlamentario y en cada sesión para que los diputados de la Cámara de los Comunes puedan trabajar.

Facebook
Twitter

Deja tu Comentario