Carlos Cué deja traspuesto a Pablo Iglesias: "Yo no soy una víctima de nadie"

  • Política
  • 05-04-2019 | 08:04
  • Escribe: Pablo Ruiz

Carlos Cué está muy enfadado con el secretario general de Podemos Pablo Iglesias




Pablo Iglesias está utilizando el presunto espionaje al que le sometió Villarejo, siguiendo las instrucciones del Ministerio del Interior durante la etapa de Jorge Fernández Díaz, y puso hace unos días varios ejemplos de víctimas periodísticas del PP: "Vamos a recordar que le pasó a Esther Palomera en La Razón, o lo que le pasó al señor Zarzalejos, o lo que le pasó a Carlos Cué en El País porque no le gustaba a Soraya Saénz de Santamaría". 

El periodista de El País, Carlos Cué, no quiere convertirse en víctima

Carlos Cué, que ha regresado desde Buenos Aires a Madrid tras dejar la redacción madrileña de El País, le ha contestado: "Está empeñado en convertirme en una víctima y yo lo siento, pero me da vergüenza ir por la vida de víctima porque no me considero una víctima. Vamos a hablar en serio. Pablo Iglesias lo que está diciendo es que hay presiones de las empresas, de los gobiernos, de los políticos y él es un político que también presiona". 



El periodista, del que afirmaron que dejó de seguir la información parlamentaria por presiones de Soraya Sáenz de Santamaría, explicó que "presiona más el partido que está en el gobierno, pero también los poderes económicos, claro, sí. Y cuando surge Podemos hay una presión brutal ambiental para que no se le dé cancha en los medios y La Sexta es uno de los pocos medios que les permite dar la cara". 

Héroes 

Carlos Cué afirma que no se considera "ningún héroe. Si hay algunos periodistas en este país que son héroes son los que cobran 800 euros, están sufriendo un montón, y a esos sí que les presionan su jefe porque les amenazan con un despido porque hay una reforma laboral en este país que permite despedir a la gente con una gran facilidad". 



Y añadió: "No me da la gana. No voy a ir de víctima por la vida, lo diga Pablo Iglesias o lo diga quien quiera. No me da la gana. Evidentemente había presiones y tenía mi relación conflictiva con el gobierno del PP, pero no me da la gana. Yo me fui a Argentina encantado, he vuelto, soy corresponsal político de El País y estoy encantado de la vida. No voy a ir de víctima por mucho que se empeñe Pablo Iglesias". 
 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario