Borrell justifica el "espionaje" de las embajadas catalanas

  • Cataluña
  • 11-07-2019 | 08:07
  • Escribe: Pedro Riscal

"Ni con dinero público, ni para menoscabar la imagen de España"


El Ministerio de Asuntos Exteriores ha aclarado a Quim Torra, que amenaza con demandas y exige ceses, que su deber es "vigilar de cerca" que las embajadas catalanas en el exterior no intenten "menoscabar la imagen de España" ni impulsar el proceso independentista, así como detectar el uso indebido de fondos públicos para esos fines. Y como en este tema ya llueve sobre mojada, cualquier precaución es poca para evitar males mayores. De hecho, con el 155 ya fueron clausuradas todas las embajadas.

Torra se ha tomado la situación como una película de espías. En todo caso sería de Mortadelo y Filemón. Y más de ciencia ficción que de espionaje.


"Ni con dinero público, ni para menoscabar la imagen de España"

Así ha reaccionado el Ministerio a las informaciones de 'eldiario.es' y TV3 basadas en la documentación que la Abogacía del Estado ha aportado al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, según la cual la acción exterior de la Generalitat en el extranjero estaba siendo controlada por el Gobierno central.

El departamento que dirige Josep Borrell ha eludido hacer comentarios sobre lo que son procesos judiciales en curso y sobre informaciones relacionadas con "documentación reservada" de las embajadas españolas que "nunca debieron haberse filtrado".


Sin embargo, fuentes de Exteriores han recordado que parte del cometido del Ministerio es "vigilar de cerca cualquier actividad que pretenda menoscabar la imagen de España en el exterior y, en particular, todas aquellas cuyo fin sea llevar a término el proyecto independentista del Govern de Cataluña".

Asimismo, han indicado que el Ministerio debe tratar de "detectar el uso indebido de fondos y recursos públicos para menoscabar la imagen de España e intentar consumar el proyecto separatista". "Y evitar a toda costa que se siga produciendo bajo falsos pretextos, cual es el caso de algunas delegaciones del Gobierno catalán en el exterior", han añadido.



Lo que no ha querido comentar Exteriores son las declaraciones que ha hecho este miércoles el presidente de la Generalitat, Quim Torra, que ha pedido la dimisión de Borrell. Torra ha acusado al Ministerio de "espiar a delegados, diputados y periodistas" y de someterlos a una "persecución" solo por "defender la independencia", una operación que relaciona con "las cloacas del Estado".

 

Torra enviará una carta a gobiernos europeos y eurodiputados acusando a Borrell de espiar

Y Quim Torra, y el conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Alfred Bosch, han encontrado una coartada perfecta para llevar a cabo su estrategia de desprestigio de España. Enviarán una carta a "eurodiputados y cancillerías europeas e internacionales" acusando al Gobierno central de haber espiado a delegaciones de la Generalitat en el extranjero.

Así lo ha anunciado este miércoles la Generalitat en un comunicado, después de que haya trascendido que el Gobierno central tiene información reservada sobre la actividad de tres delegaciones de la Generalitat, según la información que la Abogacía del Estado ha incorporado a la causa del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para su cierre --que solicita el Ministerio--.

En la carta, la Generalitat expondrá "la preocupación y denuncia de este caso", que considera que se trata de espionaje político y de un escándalo mayúsculo que merecería la dimisión o el cese inmediato del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

"El espionaje político, la persecución de las opiniones y las ideologías no deberían tener lugar en una democracia europea", expone el Govern en un comunicado, que insiste en que el Estado está protagonizando una deriva represiva contra Cataluña.

La Generalitat considera que este caso es "un nuevo ejemplo de las formas autoritarias de un ministro --Borrell-- que ahora quiere ser el máximo responsable de la diplomacia y la seguridad común europea".

Reunión en el Parlament

Torra y Bosch han abordado esta cuestión en una reunión celebrada en el Parlament, a la que también ha acudido el vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía, Pere Aragonès, y la portavoz y consellera de Presidencia, Meritxell Budó.

Más allá de enviar esta carta, el Govern también ha acordado presentar las "alegaciones pertinentes" contra la petición de medidas cautelares que ha hecho el Gobierno central para frenar las actividades de las delegaciones de la Generalitat en Berlín, Ginebra y Londres.

"El Govern quiere mostrar su apoyo absoluto a los delegados afectados por el espionaje de Borrell y hace extensivo este apoyo y solidaridad al resto de afectados (diputados, gobernantes, periodistas y ciudadanos europeos)", concluye la Generalitat.

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario