Belén Esteban dijo lo impensable sobre Jesulín y sus padres: le duró muy poco

  • Hemeroteca
  • 22-05-2022 | 07:05
  • Escribe: Laura Abad
Belén Esteban, aunque han pasado muchos años, sigue haciendo pública su mala relación con el padre de su hija. Sus vidas son como un culebrón interminable


La historia empezó en 1997. Jesulín de Ubrique ya era famoso. Había enloquecido a miles de mujeres que suspiraban por sus huesos. Las plazas se llenaban para verlo y las chicas le tiraban ropa interior y gritaban como posesas. Todas querían estar con él, pero el destino le tenía preparada una chica especial. Era una chica rubia, tímida, que se llamaba Belén Esteban. Lograron salir un año juntos sin que su relación fuera conocida. Una chica de San Blas había conquistado al torero que presumía de ser el que más ropa interior de mujer había recogido del ruedo.

El 20 de julio de 1999, la pareja daba la bienvenida a su primera hija, Andrea Janeiro, y Belén se trasladaba a Ambiciones junto a su novio. Ni un año tardó en abandonar la finca familiar y poner punto final a una relación que se había convertido en una pesadilla por culpa de su familia política. 



En abril de 2009, Telecinco estrenaba «Sálvame». Un programa que revolucionaría la forma de informar del corazón en la pequeña pantalla y que sería el trampolín televisivo de Belén Esteban. No lo parecía cuando caminaba de forma tímida tras el diestro, pero Belén Esteban es todo un animal televisivo.

En 2011, Telecinco emite un documental, 'El ocaso de Ambiciones' y cuando se emite, Belén reacciona. Los Ubrique achacan a 'la princesa del pueblo' un oportunismo que ella asegura que jamás existió. Belén se ha defendido de las acusaciones pero también ha defendido al padre de su hija, sin morderse la lengua y contando su verdad.



"No tienen ni idea ninguno de los que han hablado en el documental, cada uno dice lo que le conviene pero a mí me da igual lo que digan, aunque me echen la culpa a mí" decía. "Jesulín en la vida se ha creído que era Dios, se lo han creído los de alrededor, pero todo lo que ha conseguido el padre de mi hija lo ha conseguido con mucho sudor y muchísimas lágrimas" declaraba.

"Cuando yo me quedé embarazada Jesús no dejó de torear por Belén Esteban, lo hizo porque estaba harto de todo lo que le rodeaba, estaba harto de torear en plazas, reventado y de que no cortara una oreja o un rabo y le formasen un pollo en su casa, su padre y su apoderado". "Jesús se callaba cuando su padre montaba los pollos porque le tenía miedo" afirmaba Belén. 



Lo que dijo después es sorprendente, teniendo en cuenta lo que ha dicho a lo largo de los años: "Lo mejor que ha hecho María José Campanario ha sido quitar a todos los del alrededor porque Jesús ha sido un desgraciado por culpa de su familia y solo ha tenido narices cuando se casó con ella".

Han pasado 25 años desde que se conocieron y algunas cosas han cambiado, pero otras no. Andrea, la hija de Belén Esteban y Jesulin, cuando cumplió 18 años dijo que no queria que se hablara de ella ni de su padre en los platós, cosa que se ha cumplido en lo referente a ella, pero en cuanto a la familia Ubrique, le ha costado no hablar. De hecho no han llegado a enterrar el hacha de guerra nunca.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario