Barcelona y Madrid matan a dos mil personas cada año

  • Sucesos
  • 31-03-2021 | 07:03
  • Escribe: Guillermo Vives


Un estudio demuestra que cada año mueren en Barcelona y Madrid dos mil personas por causas relacionadas con la contaminación ambiental.

Es la conclusión a la que ha llegado un informe realizado por investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

Según este informe en Barcelona se produjeron el pasado año 1.037 muertes prematuras asociadas al  incumplimiento de las recomendaciones internacionales en contaminación atmosférica, ruido, calor y acceso a espacios verdes. El índice de fallecidos en Madrid es de 902.


Los resultados de este informe han sido publicados por la revista 'Environmental Research' , que sostiene que estas muertes representan el 7% del total de mortalidad en Barcelona y el 3% del total en Madrid.

Es el primer estudio que se atreve a "estimar la mortalidad prematura y la distribución por niveles socioeconómicos de múltiples exposiciones ambientales relacionadas con la planificación urbana y del transporte en ambas ciudades".


De acuerdo a las conclusiones del trabajo, en Barcelona la contaminación atmosférica por partículas finas se asocia con una "mayor mortalidad prematura", que supone 524 muertes al año (el 48% del total de muertes), la segunda causa es la falta de espacios verdes (227 muertes), y luego la exposición al ruido de tráfico (124), el calor (112) y la exposición a dióxido de nitrógeno (12).

En Madrid, la falta de espacios verdes genera 337 muertes al año, seguida del exceso de calor (244 muertes), la exposición a la contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno (207) y por partículas finas (173), y el ruido (148).



Las soluciones

Las soluciones pasan por una "mejor planificación urbana y del transporte". Barcelona evitaría así casi el doble de muertes que Madrid: 72 frente a 33 muertes por cada 100.000 habitantes, según las conclusiones de los autores.

El estudio confirma la existencia de mayores niveles de partículas finas en Barcelona y de dióxido de nitrógeno en Madrid, y una distribución espacial diferente con altos niveles de partículas finas en Barcelona y niveles más altos de dióxido de nitrógeno en el centro de Madrid.

La principal fuente de emisión dióxido de nitrógeno es el tráfico motorizado local, las partículas finas tienen una mayor capacidad de dispersión y están asociadas con otras fuentes de combustión, además del tráfico, han argumentado.

En cuanto a los espacios verdes, la gran mayoría de la población de Madrid y Barcelona --un 84% y un 95% respectivamente-- no tiene acceso a estos entornos naturales.

Con respecto al ruido, el 97% de población de Madrid y el 96% de la de Barcelona están expuestos a niveles de ruido del tráfico motorizado superiores a las recomendaciones de la OMS.

Y, aunque no existen recomendaciones específicas para el calor excesivo, los investigadores han calculado la mínima mortalidad en Barcelona en 22,5 grados y, en Madrid, en 21,5 grados, y han estimado los impactos de una reducción potencial de 1 grado.

 

Facebook Twitter