Así 'trabajan' los perros que detectan todo tipo de drogas en las cárceles

  • Mascotas
  • 11-09-2019 | 10:09
  • Escribe: Pablo Ruiz

Comienza el primer curso de formación de guías caninos para funcionarios de prisiones en Los Barrios (Cádiz)


El curso de guías caninos para funcionarios de prisiones ha comenzado este lunes en la Escuela de Policía Local de Los Barrios, en Cádiz, donde también se impartirá otro curso que estará dirigido a policías.

Esta acción formativa busca crear una unidad canina en las prisiones que sirva para reforzar la labor preventiva que llevan a cabo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y para detectar la droga una vez dentro de las instalaciones penitenciarias.


La presencia de sustancias estupefacientes en el interior de los centros penitenciarios, según han explicado desde Instituciones Penitenciarias, repercute negativamente en la salud de los internos, en los programas de tratamiento específicos para la drogadicción y en el normal funcionamiento de la prisión.

Los canes pueden detectar hachís, cocaína, heroína o marihuana 

La cárcel de Burgos ha sido pionera en la puesta en marcha de la primera unidad canina en el control de drogas por parte de funcionarios de prisiones.


En la prisión burgalesa, son los perros de raza pastor belga malinois los encargados de determinar si hay droga a través del denominado marcaje lapa.

El can se limita a señalar el sitio en el que puede hallarse el estupefaciente sin agresividad alguna hacia las personas.



Se trata, por tanto, de una técnica apenas invasiva en la intimidad de los internos. Estos perros están preparados para captar sustancias como hachís, marihuana, cocaína, heroína, anfetaminas y metadona.

El éxito de este programa a lo largo de 2018 está basado la disminución de las incautaciones en la prisión de Burgos con relación a 2017 por el carácter disuasorio de la medida. Asimismo, se ha reducido la conflictividad entre los presos y por tanto ha mejorado el clima social entre funcionarios e internos.

La medida ha reducido la conflictividad entre presos y funcionarios 

El curso de 'Guías caninos y perros detectores pasivos de drogas y estupefacientes con el sistema de Trabajo Marcaje Lapa' consta de cinco fases presenciales de una semana de duración que se desarrollarán a lo largo de este mes de septiembre y hasta diciembre y de cuatro no presenciales.

Para obtener el título tanto funcionario como perro deben superar las pruebas de aptitudes mínimas. Los seis funcionarios seleccionados proceden de las prisiones de Huelva, Puerto III, Sevilla II, Algeciras, Madrid III (Valdemoro) y Burgos.

Consta de 520 horas repartidas en 200 horas presenciales, 200 de entrenamiento personalizado y programado y 120 de teoría con un trabajo final.

Una vez concluido este período, funcionarios penitenciarios y perros comenzarán a trabajar en los centros penitenciarios de Sevilla, actuando esta Unidad Canina también en Sevilla II; Huelva; Puerto III, con extensión a su vez en Puerto I y II; la Unidad de Burgos se desplazará a Soria, Valladolid, Dueñas y León.
 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario