Así se gestó y estalló la crisis entre Ayuso y Aguado en Madrid

  • Política
  • 11-03-2021 | 21:03
  • Escribe: Gonzalo Palacios

La historia de un gobierno que salta por los aires después muchos desencuentros y falta de sintonía




Al margen de las sensaciones que pudiera dejar en Madrid la moción de censura interpuesta por Ciudadanos al PP en Murcia, lo cierto es que la cohesión del gobierno de la Comunidad de Madrid entre PP y Ciudadanos no era la soñada la inicio de la legislatura. Desde el primer momento saltaron chispas entre los dos socios de gobierno.

Les costó ponerse de acuerdo. Necesitaron de cuatro meses de negociación para fijar los puntos prioritarios del acuerdo. Y el choque generalmente tenía siempre el mismo origen: las exigencias del tercer socio, Vox. Ciudadanos nunca se encontró cómodo en el mismo equipo de Rocío Monasterio.



El Equipo Aguado, un gobierno al margen del PP

Isabel Díaz Ayuso inició su mandato cargada de optimismo: "somos tres partidos diferentes pero tenemos muchas cosas en común". Luego se vio que era muy poco lo que les unía. Las diferencias se iniciaron con el nombramiento de los consejeros. Se montó un "Equipo Aguado" que no gustó en el PP porque parecían querer transmitir la idea de que el suyo era un gobierno al margen del del PP.

Y muy pronto se vio que aquel gobierno tenía un déficit de cohesión que trascendía con los constantes desacuerdos que filtraban los de un bando y los del otro. En la celebración de los primeros 100 días de gobierno, el vicepresidente Aguado se reservó el capítulo de felicitaciones para la labor de los consejeros de Ciudadanos.



Ayuso aguantaba, aunque sabiendo que ahí había "dos gobiernos en uno", y la prueba es que era normal que las dos facciones votaran de forma distinta en la toma de grandes decisiones.

Para las fechas de la aparición de la pandemia, hace aproximadamente un año, los recelos entre ambos bandos ya eran notorios y conocidos. Sanidad era del PP y Ayuso tomaba las decisiones sin consultar ni informar a su vicepresidente Aguado.



La crisis de las residencias

Y la tensión fue en aumento, aunque de puertas para fuera se intentó tapar. Pero todo saltó por los aires con la crisis de las residencias para la tercera edad, un tema que era competencia de Políticas Sociales y de su consejero Alberto Reyero, de Ciudadanos, que hizo públicos unos correos en los que se quejaba al Consejero de Sanidad, Ruíz Escudero, del PP, de los protocolos que impedían derivar a los ancianos a los hospitales.

Y fue cuando saltó el escándalo del domicilio de Díaz Ayuso durante la Pandemia, la habitación de lujo de un hotel cedido por la empresa Room Mate. Llegaron a los medios filtraciones de los contratos. En uno de ellos se podía leer que la Comunidad había pagado a esa compañía por los hoteles en los que se medicalizaron a los ancianos.



Ayuso, muy molesta, intentó cesar al consejero responsable, pero Aguado lo evitó, lo que tampoco sirvió de nada porque finalmente acabo dimitiendo meses después. Ya por esas fechas se hablaba de la posibilidad de la convocatoria de elecciones anticipadas.

Luego llegó lo que desde Ciudadanos se consideró excesivo protagonismo de Ayuso en la gestión de la lucha contra el Covid-19, algo que se quiso compensar poniendo a Aguado al frente de un Grupo Contra el Covid pactado por Pedro Sánchez y Díaz Ayuso. Y entonces el protagonismo lo acaparaba él, avanzando anuncios que correspondían al consejero de Sanidad.

Más tarde llegaron las diferencias sobre los presupuestos, que en ocasiones parecieron insalvables. Y la semana pasada, Ayuso y Rocío Monasterio se dejaron ver públicamente discutiendo los presupuestos en ausencia de Aguado. Y paralelamente, Ciudadanos anunciaba la Ley de Igualdad sin informar previamente a la presidenta y el resto de consejeros.

Aguado por libre

Y la gota que ha colmado el vaso de la concordia entre los dos socios de gobierno se produjo la pasada semana, cuando Aguado manifestó públicamente su opinión de que los ya vacunados deberían tener libre movilidad. Y al bando del PP le faltó tiempo para responder públicamente que esa era una opinión personal suya y no de la Consejería de Sanidad.

Aguado se molestó y respondió que los socios de gobierno no son "sometidos ni sumisos". Y Díaz Ayuso le dio rápida contestación: "Las ruedas del Consejo de Gobierno están para hablar acerca de lo que se ha expresado en ese Consejo de Gobierno", y añadió que ella no hablaba de competencias de la formación 'naranja'.

Este último miércoles Aguado no apareció en la rueda de prensa posterior al Consejo. Y después de la moción presentada por PSOE y Ciudadanos en Murcia, Ayuso no necesitó consultar nada a Aguado y anunció que disolvía la Cámara regional y convocaba elecciones.

Facebook Twitter



Participa en la encuesta de DonDiario


Deja tu Comentario