Así es la vida de Mohamed VI, el rey de Marruecos amigo de Pedro Sánchez a la fuerza

  • Política
  • 10-06-2022 | 07:06
  • Escribe: David Jiménez
Pegasus saca a la luz la relación del Presidente con el rey marroquí


El Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos no pasa una semana sin que una nueva polémica salga a la luz. Dos meses después de que el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presumiera de las buenas relaciones con Argelia, el régimen de Argel ha dado por rotas las relaciones diplomáticas con España. Esta medida abre un frente internacional de alarmantes consecuencias.

En lo económico España va a ver cómo cerca de 3.000 millones de euros de facturación de empresas de nuestro país se verán disminuídos ya que no podrán exportar a Argelia en las mismas condiciones sus productos o venderlos directamente allí como hacían hasta el momento.



Esta ruptura de las relaciones con Argelia puede afectar previsiblemente también al suministro de gas. En un momento de escasez del producto y sobreprecios que hacía aún más estratégica esta alianza, las relaciones eran claves, ya que España podía aspirar a convertirse en un referente para toda Europa gracias a la combinación entre la matria prima argelina y las siete plantas de tratamiento de nuestro país.

Además, el descontrol de la inmigración puede verse aumentado, siendo una herramienta de presión habitual en los países del norte de África.



¿Por qué viene dado todo esto?

Esto sucede exclusivamente por la decisión de Pedro Sánchez en ralación con el Sáhara que no ha explicado a absolutamente nadie. Esta decisión carece del beneplácito del Congreso de los Diputados; cambia medio siglo de posición española y coincide con el episodio de espionaje al Presidente del Gobierno.

Esto hace que incrementen las sospechas de que este cambio de parecer viene dado por presiones recibidas por Sánchez por los contenidos que pudieran salir a la luz tras que su teléfono hubiese sido intervenido.



La ciudadanía española necesita una respuesta inmediata del presidente.

No se conocen las razones exactas del cambio de posición de Sánchez pero esto va a suponer una consolidación de la jerarquía de Marruecos sobre el Sáhara sin que asuman la españolidad de Ceuta y Melilla, la no renuncia de aspiraciones en el entorno de Canarias, no abrir sus fronteras comerciales con España y generará un gravísimo conflicto entre Argel y Madrid.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario