Así es la vida de Anna Gabriel en Suiza: del renegar del exilio al lujo capitalista

  • Política
  • 12-05-2022 | 07:05
  • Escribe: Enrique Sanz
La exdiputada de la CUP vive en una contradicción constante


El 'procès' en Cataluña ha dejado una larga lista de consecuencias en nuestro país. Parte de la clase política catalana fue encarcelada, mientras que el resto optó por darse a la fuga y huir hacia el exilio, buscando refugio en otros países donde no se les pudiera juzgar por los cauces que ofrece la judicatura española.

Una de estas exiliadas es Anna Gabriel. Una de las cabezas visibles de la CUP durante el punto más álgido del 'procès', reconoció públicamente en más de una ocasión que no se marcharía nunca al exilio y que, en caso de hacerlo, elegiría un país diferente al entorno europeo. Estas declaraciones, en línea con la postura que mantenía su partido en 2017, la coronaron como una de las principales luchadoras por la causa.



Sin embargo, el tiempo ha provocado que Anna Gabriel caiga en una contradicción espectacular. Cuando la situación judicial de los implicados en el intento de separación de Cataluña y España comenzó a complicarse, varios políticos e ideólogos de aquel movimiento emprendieron caminos diferentes y se marcharon de nuestro país siguiendo el ejemplo del, por aquel entonces, presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Anna Gabriel fue una de estas personas que abandonó nuestro país cuando la situación se complicó y hubo posibilidades reales de entrar en el sistema penitenciario español. Sin cumplir con sus propias palabras, la independentista escapó de España y puso rumbo a Suiza, donde todavía reside a día de hoy. Precisamente en 2017 se posicionaba en contra de salir de nuestras fronteras, argumentando que "Antes de exiliarme me resisto hasta el último minuto, porque alguno debe quedarse para resistir" y señalando que "Si debo irme, porque los de aquí o los de allí no me quieren o no me dejan vivir, seguramente me iré a México".



Además de faltar a su palabra inicial, Anna Gabriel se ha exiliado en Suiza, país que definió sin pudor alguno como "cueva de ladrones y empresarios explotadores". Esta dicotomía constante que acompaña a la que fuera uno de los rostros visibles de la CUP se amplía cuando se observa su comportamiento. A pesar de vivir en un discreto apartamento, Anna Gabriel ha renunciado a sus creencias comunistas y ha decidido abrazar al capitalismo en uno de los países donde este sistema económico es más fuerte, con precios exorbitados para productos básicos y que parecen artículos de lujo comparados con el sueldo medio de un trabajador honrado de nuestro país.

Anna Gabriel, como nueva muestra de renuncia a sus antiguos valores comunistas, ha decidido entrar de lleno en el sistema que tanto decía odiar y contra el que tanto luchaba gracias a la contratación de un seguro médico privado y el abono de una cantidad cercana a los 4.000 euros para poder iniciar los trámites de realización de su tesis doctoral. A pesar de que su objetivo es volver a ser profesora de universidad, Anna Gabriel ha decidido radicarse definitivamente en la "cueva de ladrones del mundo" como docente, pero para poder ejecer "tiene que ser doctorada por el país helvético".



Su alto ritmo de vida solo es sostenible gracias a las generosas donaciones que continúa recibiendo. Anna Gabriel ha dejado de ser una exiliada y parece haber pasado un breve período vacacional en Suiza, país donde ha decidido asentarse. La que tanto quería a la causa ahora se olvida de ella, la traiciona y la deja de lado por un puñado de dólares. El capitalismo ha atrapado a quien renegó siempre de él.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario