Así es el coronavirus canino, muy diferente al de Wuhan

  • Mascotas
  • 26-02-2020 | 09:02
  • Escribe: Pablo Ruiz

Los perros también pueden contraer coronavirus, aunque es totalmente distinto al virus originado en China




El coronavirus COVID-19 originado en la ciudad china de Wuhan ha causado la muerte de más de 2.600 personas y ya hay más de 80.000 contagiados en todo el mundo, según los datos del Ministerio de Sanidad español.

La alarma social provocada por el aumento de casos de coronavirus fuera de China ha hecho que muchos se pregunten si esta pandemia puede afectar a las mascotas.



En este punto, la OMS ha asegurado que no existen pruebas de que el coronavirus se pueda transmitir a perros o gatos.

Sin embargo, al mismo tiempo la Organización Mundial de la Salud ha recomendado a las personas que están en contacto con animales que se laven las manos de forma habitual para evitar la transmisión de otras bacterias.



¿Qué es el coronavirus canino?

Aunque parece que los perros y gatos no pueden contraer el coronavirus COVID-19, sí pueden contraer el coronavirus canino o CVC.

Se trata de un coronavirus totalmente distinto al originado en China y que sólo afecta a animales.



El Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad (España) explica que los coronavirus "son una amplia familia de virus que normalmente afectan solo a los animales". 

Sin embargo, afirman que algunos coronavirus pueden transmitirse de animales a humanos, tal y como sucedió con el SRAS-CoV o el MERS-CoV, aunque no es el caso del actual coronavirus chino. 



El coronavirus canino es una enfermedad intestinal de tipo infeccioso provocada por la especie Aplhacoronavirus 1 de la familia Coronaviridae que provoca cuadros respiratorios y digestivos como diarreas en los perros. 

El coronavirus canino se contagia a través del contacto oral o directo con heces de otros perros infectados.  

El coronavirus canino puede afectar a cualquier perro sin importar su edad o raza.

Síntomas y tratamiento

El síntoma más común es la fiebre, que puede llegar a superar los 40ºC. 

También puede provocar vómitos, diarreas, problemas respiratorios, pérdida de apetito y temblores. 

La prevención es el mejor tratamiento, pues no existe una vacuna específica para tratar el coronavirus canino.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario