Aparecen unos audios que dejan a Pablo Iglesias como una piltrafa denunciando el uso de dinero B y su ajetreada vida amorosa

  • Política
  • 03-05-2021 | 20:05
  • Escribe: Guillermo Vives




Unos audios editados por el analista político Alvise Pérez confirman la posición de Pablo Iglesias como un cadáver de la política. Si su credibilidad ya era cero, ahora queda tocado y hundido ante las últimas revelaciones sobre la huída de su lado de un Pablo Errejón asustado y lo que se ha sabido de su relación con Lilith mientras Irene Montero estaba en el paritorio.

Pablo Iglesias queda en estas grabaciones que han llegado a Alvise Pérez como un macarra de la política. Íñigo Errejón se fue de su lado al enterarse del dinero que estaba cobrando en B. Luego, una conversación distorsionada explica que "Pablo se fue directo de estar en la cama con Lilith, con la boca que le olía a coño, al paritorio de Irene". El analista retrata a Iglesias como "un tirano, maltratador psicólogico y con mucho en B".

Pablo Iglesias, a un paso de dejar la política: de las puertas giratorias al papel de Yolanda Díaz



Lo peor para Pablo Iglesias es que estos primeros audios no son más que la punta de un iceberg que le señala con el dedo acusador y que justifica su salida del Gobierno de Sánchez y el anuncio de su intención de dejar la política en breve para dedicarse a dar clases y afrontar un reto profesional televisivo, a las órdenes del "camarada" Jaume Roures, ejerciendo su pretendido "periodismo crítico". 

Un jueguete roto de la política

La conclusión que queda retrata a Pablo Iglesias como un vividor, un beneficiario del dinero en B y un concepto de la fidelidad a la madre de sus hijos que deja mucho que desear. Pablo Iglesias no es más que un juguete roto que forma parte de la peor casta de la política y que está de más en el mundo de la gestión de los intereses de los demás.



Alvise Pérez ha publicado en su perfil de twitter, a pocas horas de las elecciones en Madrid, en donde Pablo Iglesias se presenta como candidato de Unidas Podemos, unos audios con grabaciones procedentes del entorno más próximo de Íñigo Errejón y Podemos. Alvise Pérez ve ahí la causa del divorcio que en su momento protagonizaron Errejón e Iglesias.

Enchufar a su amiguita Lilith Verstrynge le sale caro a Pablo Iglesias: ¿La habrá 'azotado hasta que sangre' por su último favor al PP?



 “Madre mía lo que acaba de caer en mis manos a 80 horas de las elecciones”, advertía el analista político. Ante la gravedad del contenido de las cintas puso el tema en manos de sus abogados en busca de permiso legal para publicarlo. La información le llegó "a través de un email cifrado del servicio ProtonMail”.

Una voz femenina y distorsionada explica la situación: “Iñigo pasó de Pablo y quiso perder toda relación con él cuando se enteró de todo el dinero que Pablo estaba cobrando en b”. Otra voz pregunta, “Si pero igual que Pablo, ¿cualquiera no?”.



“Ya, pero Iñigo sí que por ahí… el proyecto de Iñigo es más limpio y cuando él se enteró de todo lo que estaba cobrando Pablo en b. Y claro y Pablo que se fue directo de estar en la cama con Lilith, con la boca que le olía a coño, al paritorio de Irene”.

 

 Alvise ha indicado sobre este audio que “cuando maltratas a tu círculo íntimo, tu círculo íntimo te traiciona". El contenido incluye 103 piezas con, al menos, 8 personas distintas, y muestra a un tal Pablo como un tirano, maltratador psicológico, y con mucho B. La hipocresía. El cinismo. El mal”.

En otra grabación se pasa revista a las supuestas amantes de Iglesias, especialmente Litith Verstrynge, y a los lujosos viajes y gastos a lo grande del líder de la formación morada.

Y dice Alvise Pérez:  “Que un tal Pablo se gaste ‘decenas de miles’ en regalos en especias con amantes no es sólo éticamente reprochable valorando contextos, sino económicamente sospechoso según ingresos. ¿Cuántos SMI debe ganar alguien para gastarse tal cantidad solo en regalos así?”.

En Podemos han intentado escurrir el bulto acusando al analista político de haber realizado un montaje con las cintas y no conceden ninguna credibilidad a los testimonios.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario