Ana Julia pagará los 200.000 euros que costó la búsqueda del pequeño Gabriel

  • Sucesos
  • 26-01-2019 | 09:01
  • Escribe: Guillermo Vives

También deberá indemnizar al padre, la madre y la abuela del niño por los daños morales y psíquicos causados.




Ana Julia, pendiente de juicio por el asesinato del pequeño Gabriel, un caso que sobrecogió a España entera, deberá hacer frente a los costes que generó la búsqueda del pequeño  durante once días en marzo del pasado año.

Fueron once días en los que los que decenas de efectivos de los cuerpos de la Policía y la Guardia Civil estuvieron buscando al pequeño Gabriel atendiendo a las pistas falsas que la propia Ana Julia deslizó para evitar sospechas. 



La búsqueda del pequeño Gabriel costó 200.000 euros

El coste del despligue se ha cifrado en 200.203 euros. Es lo que la Fiscalía reclama a la acusada Ana Julia Quezada, la misma que fue definida en ABC como "un Hannibal Lecter, que te mata, te saca los ojos y se los come» por José Manuel Quintaba Touza, uno de los psicólogos que participaron en el caso. ("Ana Julia es como Hannibal Lecter: te mata, te quita los ojos y se los come")

El Ministerio Público solicita prisión permanente revisable para Ana Julia Quezada por el asesinato con alevosía del niño el 27 de febrero de 2018 en la pedanía de Rodalquilar de Níjar.



Ana Julia también es acusada por la fiscal de dos delitos de lesiones psíquicas a los padres del pequeño, Ángel y Patricia, y le pide otros diez años de cárcel, cinco por cada uno de ellos, así como la prohibición de comunicación o aproximación a una distancia de un kilómetro durante 30 años, según informa ABC.

Lo que tendrá que pagar a los padres y la abuela del niño

Detenida y encarcelada a los pocos días de la investigación, sigue ingresada en el departamento de mujeres de la cárcel de Almería y sometida al artículo 75 después de que intentara autolesionarse en las muñecas tras una pelea con otra interna y de que solicitara protección. Desde todos sus movimientos están vigilados y dispone de una interna de acompañamiento.



Al margen del pago de los costes de la búsqueda del pequeño Gabriel, la Fiscalía solicita para Ana Julia una indemnización de 300.000 euros a cada uno de los padres del niño por los daños morales causados. También 160.000 a la abuela por lo mismo. Además, 85.000 euros a cada padre por las seucelas psíquicas dejadas por su acción salvaje y por los gastos faramceúticos ocasionados.

Y es que los padres no han conseguido recuperarse del golpe y padecen problemas físicos que afectan a su salud. El asesinato de Gabriel tuvo lugar el mismo día de su desaparición, cuando salió de casa de su abuelo para jugar con unos primos, y Ana Julia estuvo mareando la perdiz durante los días siguientes jugando al despiste mientras mostraba su aflicción por lo que pudiera haberle pasado al niño. 



Lo mató por asfixia mecánica por sofocación

La causa de su muerte fue por "asfixia mecánica por sofocación". Es decir, que la acusada habría obstruido los orificios respiratorios del niño «utilizando una fuerza desproporcionada con respecto a la del menor hasta vencer la resistencia de la víctima» según el escrito presentado en el Juzgado número 5 de Almería, previo a la apertura de juicio oral con tribunal del Jurado

 

Hay que recordar que Ana Julia era la pareja del padre del malogrado niño. Y en esas fechas de incertidumbre ella mostró una imagen de «aflicción, compungida y apesadumbrada implicándose en las batidas de búsqueda en una clara actitud de simulación, fingimiento y farsa, pública y notoria con absoluta frialdad de ánimo». Todo para disipar las sospechas que pudieran recaer sobre su persona.

Para el capitán Touza: «Ana Julia es dura, fría y calculadora, por encima de los otros dos», en referencia a José Enrique Abuín, el Chicle, autor de la muerte de Diana Quer y Bernardo Montoya, en prisión por matar a Laura Luelmo.

 

 

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario