"Ana Julia es como Hannibal Lecter: te mata, te quita los ojos y se los come"

  • Sucesos
  • 13-01-2019 | 07:01
  • Escribe: Redacción

Los buceadores de mentes criminales de la Guardia Civil (SACD) se encargan de sumergirse en los pensamientos de los criminales para entender sus conductas de actuación


¿Qué tienen en común José Enrique Abuín, el Chicle; Ana Julia Quezada y Bernardo Montoya, los tres asesinos que el año pasado dieron tanto de qué hablar?

La pregunta la responde el capitán José Manuel Quintana Touza: "Son malos. Gente insensible a los demás, con cero empatías, que buscan satisfacer sus necesidades por encima de cualquier otra cosa". (¡La vida de Montoya corre peligro en la cárcel!)

"Pueden ser necesidades de dominación, de satisfacción sexual, la búsqueda de un beneficio económico o de su bienestar personal... depende de la prioridad de cada uno".

Touza es uno de los tres capitanes que forman la Sección de Análisis del Comportamiento Delictivo (SACD) de la Policía Judicial de la Guardia Civil

Los tres son psicólogos y acumulan cientos de horas de mirar al mal a la cara. Comparten despacho con un sargento y un guardia, ambos criminólogos. (La jueza investiga a Montoya por los delitos de asesinato, detención ilegal y agresión sexual)

Viven con la maleta detrás de la puerta. Unas veces trabajaban en la sombra y otras como Policía Judicial, firmando diligencias. El capitán –con otros compañeros– ha estado sentado y de pie junto al Chicle y junto a Ana Julia, echando una mano a los investigadores de homicidios de la UCO.

Los buceadores de mentes criminales acotan los motivos para matar a alguien: motivos emocionales e instrumentales. 

"De los tres, ella es la que tiene la motivación más instrumental. Su recompensa al acabar con Gabriel era más a medio o largo plazo. El Chicle y Montoya buscaban una satisfacción personal inmediata, sexual. Ana Julia es la que tiene más acusado el psicoticismo. Es dura, fría y calculadora, por encima de los otros dos (...). Ana Julia es un Hannibal Lecter. Te mata, te quita los ojos y se los come", afirma el capitán.

Más precisos, imposible

Este departamento es el bisturí de precisión de las investigaciones. Gracias a ellos, muchas de las investigaciones en las que han participado han sido cerradas con éxito.

"Todo el mundo tiene una tecla. Nuestro trabajo es buscarla y saber cuándo y dónde tocarla para entender mejor cómo fue el delito", explica Quintana.

Uno de los capitanes explica el 'modus operandi' que suelen seguir cuando se ponen a investigar la conducta criminal de un psicópata. (Montoya confiesa al fin: "Yo la maté")

"Con la información previa que tenemos preparamos una receta, un paquete de medidas, vamos asesorando al investigador para que toque el tema de una manera u otra en función de sus respuestas", cuenta el capitán.

"No somos partidarios de meter presión en la entrevista" (no habla de interrogatorio); aunque quien está enfrente sea un bicho, cuanto más empaticemos mejor". Y concluye con una afirmación incuestionable: "Entre dos personas hay algo en común siempre". (Bernardo Montoya reconoce que "forcejeó" con Laura)

Facebook Twitter Google+
Deja tu Comentario