Algo huele a podrido en Diario Público

  • Medios
  • 30-10-2019 | 23:10
  • Escribe: Pedro Riscal

La página que el independentista Jaume Roures ha puesto al servicio del separatismo y del movimiento podemita.




Algo huele a podrido en publico.es, la página que el independentista Jaume Roures ha puesto al servicio del separatismo y del movimiento podemita. La facilidad que el magnate catalán muestra para sacar dinero de debajo de las piedras alcanza a este portal, que cuenta con la protección económica del independentismo que intenta romper a España y de la izquierda más extrema. Y además, pidiendo donativos a sus lectores. No hay nada como tener dinero, mucho dinero...¡para tener más!

Así los captaba Carmena para su causa

Junto a eldiario.es, publico.es fue el medio digital al que más ingresos publicitarios inyectó Manuela Carmela, como alcaldesa de Madrid, en el primer trimestre de 2019. Fueron 9.121 euros. Otros portales con más tráfico recibieron menos "ayuda" institucional que el juguete de Roures. Elpais.com se quedó en 6.381 euros, elmundo.es en 5.819 y abc.es en 963. Otros portales generalistas como El Confidencial, El Español o OK Diario no participaron del reparto de prebendas del ayuntamiento de Madrid en ese periodo. Cero. Menos que lamarea.com (544 euros) o infolibre.es (3.630 euros), ambos de marcada tendencia izquierdista. Lógico si tenemos en cuenta que Carmena necesitaba su apoyo de cara a las elecciones municipales que perdió.



Pero publico.es juega a dos barajas. No se conforma con los detalles de Carmena. El Govern de la Generalitat de Quim Torra también contempla a esta página como uno de sus "medios afines" con derecho a recompensa institucional. Para ello cuenta con una edición en catalán, requisito fundamental de Torra para repartir el dinero de los catalanes entre los medios. OK Diario denunció en su momento la presencia de publico.es en la relación de medios privilegiados con acceso al dinero del independentismo.

Con una mano cobraba de Carmena y con la otra de Torra

Según esta fuente, publico.es ingresó en 2017 25.675 euros, una cantidad que se multiplicó por trece, llegando a 335.000 euros con la llegada de Torra al poder. Ese mismo año El País sólo recibió 25.753 euros en publicidad de la Generalitat, El Mundo ingresó 10.610 euros, ABC 12.863 euros y La Razón 11.713 euros.



Roures es capaz de cobrarle el recibo hasta al mismísimo diablo. Con una mano a Carmena, con la otra a Torra. Así funciona el negocio de la prensa propagandística de izquierdas en España. ¡Se vive muy bien con el dinero público!

Y eso explica que la directora, derrotada por Eduardo Inda en La Sexta, acuda en calidad de florero a su cita periódica con TV3 para aplaudir con las orejas las fechorías independentistas y, ya puestos, lanzar mierda contra España y sus poderes. Explica también que el dueño millonario de publico.es se forre vendiéndole a TV3 documentales al dictado del pensamiento único independentista y su socio aventajado derroche el dinero comprando cuestionables obras de arte que responden a la exaltación del separatismo más rancio y antiespañol.



Dios los cría y ellos se juntan

Y en clave independentista, publico.es da vida a dos pseudocanales de televisión, La Tuerka, un invento de Pablo Iglesias, y En la Frontera, el juguete de Juan Carlos Monedero, pensados para glorificar al movimiento podemita y justificar los desmanes del separatismo catalán.  Aunque los tentáculos de Roures son largos y van más allá de sus propios medios, como sucede con el programa de Cuatro Todo es Mentira, que presenta Risto Mejide siguiendo el guión de Toni Soler, el gurú del independentismo en Cataluña a través de sus soflamas en TV3 financiadas con el dinero de todos los catalanes. Dios los cría y ellos se juntan.

El capo Jaume Roures: magnate multimillonario trotskista

El caudillo del imperio Mediapro, Jaume Roures, es un viejo trotskista que se ha hecho de oro explotando el mercado español, que utilizó como punto de partida para su expansión internacional. Hoy reparte su poder por todos los canales de TV en España mientras puede presumir de ser el amo del fútbol en este país y también fuera de nuestras fronteras.



Roures, que hizo sus primeros pinitos políticos en el Front Obrer Català en 1967, apareció por primera vez en los papeles en julio de 1983, pocos meses antes de que naciera TV3. Junto a su primera pareja, Montserrat Cervera, ambos miembros de la Liga Comunista Revolucionaria, alojó en su casa al etarra Iñaki Ibero, que venía de secuestrar durante 46 días al industrial vasco Saturnino Orbegozo y tenía entonces la misión de organizar el Comando Barcelona en la ciudad condal.

Ambos fueron detenidos y les fue aplicada la legislación antiterrorista. Roures estuvo siete veces más en la cárcel. En esa época defendía la autodeterminación de los pueblos a través de la revolución. 36 años después sigue igual, aunque ahora utiliza guantes blancos para no ensuciarse.

Roures y Tatxo Benet, de la cantera de TV3

Roures entró en el equipo fundador de TV3 como un anónimo empleado en el departamento de producción. Era ayudante de producción y su primer sueldo fue de 70.000 pesetas. Allí conoció a Tatxo Benet, un joven leridano hijo de carlista y con buen enchufe en la casa. Le dejaron presentar el Telenoticies Nit, pero fue un fracaso absoluto porque lo suyo es la negociación y no la comunicación. Luego le colocaron en la jefatura de deportes, a ver si ahí le iba mejor, y así nació un tándem que pervive a día de hoy.

Roures también ascendió y sus compañeros de entonces aún recuerdan cómo se los llevaba a cenar al mejor restaurante de Barcelona para celebrar los éxitos del departamento de producción de la nueva cadena. Pagaba la empresa, naturalmente. Y a él le corresponde el honor de haber fundado el comité de empresa de la casa.


jaume roures


El "siniestro Escurçó Negre"

Roures, a quien José María García ha calificado como "personaje siniestro", era conocido por sus compañeros en TV3 como el "escurçó negre" (la víbora negra), relacionado con Rowan Atkinson (Míster Been), que era el protagonista de una serie que con dicho nombre triunfó en las pantallas catalanas en los años ochenta. "L´escurçó" nació en 1951 en el humilde barrio barcelonés de El Raval y creció con su madre, sin padre. Miembro del Comité Central de La Liga Comunista Revolucionaria, él se encargaba de la propaganda, su especialidad. Luego, su capacidad de gestión y sus dotes organizativas le llevaron a ascender peldaños y convertirse en un pez gordo del movimiento dentro del secretariado de la IV Internacional.

En TV3 conoció a su segunda pareja, Eva Mintenig, de la que también está separado, que era redactora de informativos y con la que ha tenido dos hijos. De su época en TV3 viene su estrecha relación con Johan Cruyff. Su padre adoptivo, muy culé, tenía una enfermedad terminal y Johan Cruyff le hizo un favor y fue a verle. Desde ese día se consideró en deuda con él. Luego se marchó a Dorna y gracias a su gestión la empresa consiguió el Mundial de Motociclismo que aún disfruta. Se largó de allí en 1993 porque lo compró Banesto y no estaba dispuesto a tolerar los caprichos de Mario Conde.

Nace Mediapro: De cero a 1.900 millones

En 1995 fundó Mediapro junto a su inseparable Tatxo. Y se hicieron los amos del fútbol, y del sector audiovisual en general, con incursiones en el mundo del cine con películas como Salvador, Los Lunes al Sol o las tres que firmó con Woody Allen. Hoy Mediapro cuenta con 58 sedes en 36 ciudades de cuatro continentes, siete mil trabajadores y más de 1.900 millones de euros anuales de facturación. Es el agente comercializador internacional de LaLiga hasta 2024. En junio de 2018 adquirió los derechos para España de la Champions y la Europa League para las tres próximas temporadas. Semanas después vendió parte de éstos a Telefonica por 1.080 millones. Mediapro produce 13 ligas de fútbol, desde Bolivia a Kenia. En Francia, el año pasado adquirió el grueso de los derechos de la Ligue 1 para cuatro temporadas (2020-2024) y en Italia también dispone de los derechos de la Serie A hasta 2021.


jaume roures


El negocio no se limita a la explotación de los derechos, su aportación va desde la producción de las señales de los partidos hasta la gestión de los patrocinios. Y produce todos los partidos de la Liga, tanto si los emiten los operadores de pago como si se difunden en abierto. También pone las cámaras en los partidos de Primera y Segunda que transmiten Mediaset y Atresmedia.

Los primeros "duros", pirateando

Cuentan las malas lenguas que el primer dinero lo hicieron pirateando las imágenes de la liga española y vendiéndolas a países latinoamericanos. Viene de fichar a Miguel Cardenal, antiguo hombre de confianza de Rajoy como secretario de estado para el deporte. Sabe mucho de todo y de todos y eso es dinero. Roures no tiene problemas de conciencia.

En 2006 Mediapro, junto a Globomedia se incorporó al gran grupo Imagina Media Audiovisual monopolizando el sector audiovisual en España. Y en 2007 se ganó los favores de Zapatero para que le concediera a dedo La Sexta, y ahí entró como propietario. Ya a lo grande. Aunque en junio de 2010 presentó  concurso de acreedores dentro de la denominada guerra del fútbol con Sogecable del que salió finalmente en diciembre de 2011. Ahora Mediapro es el tercer accionista del grupo Atresmedia.

En 2017 vendieron la parte mayoritaria e la empresa al grupo chino Orient Hontai Capital, pero RouresTatxo conservaron un 24%, valorado en 430 millones, manteniendo la gestión y la dirección sobre la actividad del grupo, que opera fundamentalmente desde la sociedad March 2012 Investments BV en Holanda y también desde la sede de Dubai, en donde Roures tiene colocado a uno de sus hijos.

Salpicado en una investigación del FBI

Antes, en diciembre de 2015, Mediapro salió salpicado en la investigación por soborno y blanqueo de capitales en un tema relacionado con el Mundial de Qatar y la antigua cúpula de la FIFA. Siguiendo órdenes de la Fiscalía de Estados Unidos, el FBI registró las dependencias de varias empresas filiales del grupo de Roures, que intentaron obtener un beneficio en el negocio de las transmisiones del Mundial de Fútbol. Según el FBI la filial de Mediapro en Miami fue clave en el caso de corrupción en la FIFA.


jaume roures


Y no iban desencaminados. Dos ejecutivos de Media World, filial de Mediapro, admitieron ante la fiscalía norteamericana su responsabilidad en los sobornos y aceptaron devolver 600.000 euros cada uno. Media World posee los derechos de distribución de La Liga en América, que, como intermediario, vendió a la cadena BeIn Sports para su emisión en Estados Unidos y a ESPN para América Latina por 206 millones de euros en total, según cifras reveladas por Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional.

Papel capital en el Procés

Como siempre, Mediapro se vio envuelta en el lío y acabó saliendo airosa. Igual que en el caso del requirimiento por implicación en el proceso independentista catalán. En 2018 el Ministerio de Hacienda envió un requerimiento a la Generalitat de Cataluña con una lista de 50 empresas "colaboradoras", entre las que se encontraba Mediapro, exigiendo detalles de pagos o ayudas otorgados desde 2015 a personas, empresas y medios que podrían haber financiado y colaborado en el procés o en el referéndum del 1 de octubre de 2017. La Guardia Civil le atribuyó a Mediapro un papel “capital” en el proceso independentista.También en este caso, Roures pasaba por allí. Sin más.

En el informe de la Guardia Civil sobre Roures que fue remitido al Supremo aparecían las producciones de Mediapro sobre la guerra sucia del Ministerio del Interior contra rivales políticos durante la época de Jorge Fernández como ministro del Interior, y el documental sobre el 1-O, emitido en TV3. También se hablaba en esos papeles del importante papel que Mediapro ejerció en la “acción de comunicación” fijada en la hoja de ruta del Procés.

Votó a la CUP

Roures, que se niega a admitir en público que es independentista, votó a la CUP en 2012 y se mantiene en sus teorías trotskistas de su época de juventud: “Para mí es una filosofía política y un método de análisis de la realidad. La situación política de aquí y de fuera ha terminado por dar la razón a todo este pensamiento marxista. Con todos los matices que quieras”, ha dicho. Ha explicado mil veces que no es independentista, pero que sí es partidario de ejercer el derecho de la autodeterminación -fue a votar en el reférendum ilegal del 1 de octubre de 2017-, aunque, dice, él no desea que Cataluña deje de formar parte de España.



Ahora sostiene que es votante convencido de Podemos y desde hace quince años vive un idilio con Pablo Iglesias que le llevó a organizar una cena en su casa para que Iglesias descubriera a Oriol Junqueras, un buen amigo de Roures a quien conocidó en 2004 cuando el hoy preso condenado copresentaba en TV3 un programa sobre la historia de Cataluña, su especialidad. 

Del Barça... y del Real Madrid

Es tan sibilino que es capaz de servir a la vez al Barça y al Real Madrid en sus televisiones, aunque el club blanco ha decido romper con él tras 18 años de relación, ofreciendo su canal Real Madrid TV a Telefónica tras las quejas de los socios del club por entender que un independentista no podía estar aprovechándose del Real Madrid para engordar su cuenta corriente. Aunque la vinculación de Roures con el Barça pasa por Johan Cruyff, Pep Guardiola y Joan Laporta. Ninguno de ellos está ahora en el Barça. Con Bartomeu, como heredero de Rosell, no se lleva bien. De hecho a Rosell le presentó una querella por espionaje de sus correos electrónicos.

Cuentas en paraísos fiscales

En 2014 El País denunció que Jaume Roures figura en casi 150 cuentas bancarias, ya sea como cotitular con empresas o como cotitular con personas. Estas cuentas, en las que aparecen depositados más de 250 millones de euros, están abiertas en entidades financieras de distintos países, entre ellos auténticos paraísos fiscales caracterizados por tener una bajísima tributación. Roures aparece en casi una veintena de cuentas, que en conjunto suman alrededor de 75 millones de euros. Eso significa que un 30% del dinero registrado en entidades financieras a las que está vinculado Roures y sus socios, duerme en paraísos fiscales y centros financieros offshore.


jaume roures


Por volumen económico, destacaba en esa época Gibraltar, donde el saldo a mediados era de 33,2 millones de euros. En San Marino constaban 14,5 millones de euros y en Suiza se contabilizan casi 14 millones de francos suizos (unos 11,5 millones de euros al cambio) a través de una decena de cuentas diferentes. Roures aparece igualmente en una cuenta de Liechtenstein en la que se contabilizan 9,5 millones de euros. Además, añadía El País, en las Islas Caimán mantiene otra con un saldo de cinco millones de dólares (cuatro millones de euros) y en Singapur existen también varias cuentas que suponen otros dos millones de euros.

A Roures se le calcula una fortuna de 230 millones de euros, 30 menos que su socio Tatxo Benet. 

Nace Público

Conocido el personaje, aparece Público, un viejo proyecto de Roures y Benet, que hasta hace bien poco han intentado quedarse con el Grupo Zeta, dueño de El Periódico y Sport entre otras cabeceras. Presiones políticas descabalgaron a la pareja de Mediapro pese a que su oferta era la mejor en la subasta. El grupo pasó a manos de Prensa Ibérica, presidida por Javier Moll, mucho más fiable. La clase política de todos los colores tembló ante la posibilidad de que una cabecera como la de El Periódico cayera en manos de Roures.

Pero antes de pujar por el Periódico, Roures y Tatxo intentaron hacer realidad su capricho de poseer su propio periódico. Un medio de izquierdas y escorado hacia el independentismo. Eso era Diario Público. Vio la luz en septiembre de 2007, dirigido por Ignacio Escolar y con cuatro ediciones: Madrid, Cataluña, Andalucía y "Nacional". Y nació como medio de bajo perfil, a mitad de precio que la competencia. Roures lo definió en su nacimiento como "progresista, popular, de izquierda, demócrata radical, pluralista, crítico, pero respetuoso".

En marzo de 2010 su entonces director, Félix Monteira, dejó Público para asumir la secretaría de Estado de Comunicación con Rodríguez Zapatero, lo que ofrece una idea de hasta qué punto llegaba la comunión entre el Gobierno y el diario de Roures.



Cae Zapatero y cierra Público

Pero dos años más tarde, en marzo de 2012, Público cerraba su edición de papel. Caía Zapatero y con él su medio más fiel. Público presentó concurso de acreedores y cerraba su existencia después de 1.599 ediciones con unas pérdidas de 80 millones de euros cuando su difusión era de 81.000 ejemplares. Y es que no todo lo que toca Roures lo convierte en oro.

El trotskista Roures decidió mantener la edición digital despidiendo a 130 de sus trabajadores, a los que envió al Fondo de Garantía Salarial para que cobrasen lo que Mediapro les adeudaba. Y montó una nueva empresa, Mediapubli, para pujar en el juzgado por la propiedad del dominio Público.es enfrentado a los trabajadores, que se agruparon en una cooperativa intentando mantener sus puestos de trabajo ofertando por la propiedad de la marca. Roures los aplastó. Ofreció 412.000 euros y pulverizó la colecta de sus extrabajadores, que se quedaron en 240.000.

Se trataba de que la subasta sirviera para pagar deudas con los empleados. Y Roures recurrió a una empresa inmobiliaria a través de su socio Toni Cases, Display Conector SL, creada para tal efecto poco antes del cierre del diario. En la empresa figuraba como administrador un hermano de Cases, con un 40%; Mediacable de Servicios y Producción (en la que Roures figura como apoderado) con un 10%; el propio Roures con un 5%, y los socios de Público Tatxo Benet y José Luis Zárraga, entre otros.

"Tenían dinero"

Aunque la empresa que se quedó la cabecera figuraba como inmobiliaria, el grupo de Roures justificó que la firma tenía “experiencia en el negocio editorial de diarios de información general”. La oferta era de 335.000 euros en efectivo y otros 77.000 para pagar lo adeudado a los 21 trabajadores que permanecían en la web. 

Los extrabajadores estaban molestos y así lo manifestaron: “Cases demostró contar con dinero, pese a haber mandado recientemente a 130 trabajadores de Público al Fondo de Garantía Salarial alegando carecer de recursos, además de mantener una deuda de meses con el colectivo de excolaboradores del diario”. Luego los mismos trabajadores apuntaron que Roures iría a la puja para no permitir que los empleados  mantuvieran una cabecera que el empresario consideraba suya y que pudieran desde allí publicar informaciones sobre él.

Ana Pardo Vera

Desde septiembre de 2016 la directora de Publico.es es Ana Pardo Vera, antigua redactora de política del diario Público. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Santiago de Compostela y Máster en medios de comunicación. Entre 2004 y 2007 trabajó como asesora para el Secretario de Estado de Defensa en la redacción de discursos y gestión de comparecencias. 

Sus primeros pasos en Público los dio siguiendo los movimientos de José Luis Rodríguez Zapatero, con quien mantenía gran afinidad. Como resultado del seguimiento nació el libro  ‘En la Maleta de Zapatero’, una recopilación de crónicas en la que la autora mostraba su fascinación por el presidente socialista. Lo hizo tan bien, que recibió como premio un despacho en la Administración socialista como asesora del secretario de Turismo en 2010 y luego como Jefa de Prensa del Secretario de Estado de Cooperación Territorial hasta 2012. Suficiente para volver a Público como directora. Todo bajo control.


jaume roures


Pedir limosna para la web de un millonario

Dentro de su ejercicio en la dirección de publico.es se ha apuntado a la insólita iniciativa de pedir limosna a los visitantes de la página para hacer posible así la viabilidad del proyecto. Con el lema ‘Yo soy Público’, se pretende encontrar una nueva vía de financiación por medio de las aportaciones que realizan sus socios a imagen y semejanza de lo que en 2012 puso en marcha eldiario.es. La idea no es original, lo que sorprende es que formando parte de un negocio propiedad de potentados como Jaume Roures y Tatxo Benet tengan la desvergüenza de pedir dinero a los lectores.

Y además pide dinero prometiendo denuncias sobre el “abuso de poder“. Y lo promete ella, que va desesperada por formar parte de esa casta que se reparte las prebendas propias de su posición de privilegio.

Dirconfidencial desveló en su momento que, de acuerdo con la última información económica disponible, referida a 2015, la editora de Público, Display Connectors, tuvo unos ingresos de 2,2 millones de euros. Esta cifra fue un 8% superior a la del año anterior. En cualquier caso, se trataba de la cifra de negocio más alta cosechada por la sociedad... Cerca de la mitad de la facturación se dirigió a pagar los sueldos de los 32 trabajadores, que llegaron a 1 millón de euros. La otra mitad, se supone, iría a parar al bolsillo de Roures y Tatxo Benet.

El caramelo de la presidencia de RTVE

Ana Pardo Vera ha cumplido a la perfección con las consignas de la izquierda española. Por eso Pedro Sánchez la propuso para nombrarla presidenta del ente de RTVE a petición de Podemos. El premio estaba muy avanzado, pero todo se vino abajo al comprobar, según la versión oficial, que su hermana Isabel (ingeniera de caminos) ya formaba parte de la elite de la Administración como presidenta de ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias). No quedaba ético ni estético enchufar a la familia en los cargos de gestión de más alta responsabilidad. Con una era suficiente. Pero quedaba claro que el PSOE cuenta con ella y que posee el aval de Pablo Iglesias para lo que haga falta. Favores con favores se pagan.

Conocida por la "baronesa roja" por los orígenes aristocráticos de su familia, Ana Pardo Vera ya estaba pensando en el color de las cortinas de su nuevo despacho en Torrespaña cuando el jefe de gabinete de Pedro Sánchez, Iván Redondo, apuntó con el pulgar hacia abajo. La excusa oficial, el nombramiento de su hermana pequeña al frente de ADIF. La razón real era la venganza que Redondo tenía pendiente con ella a raíz de unas informaciones que publicó en el pasado destapando los viajes que, con cargo a los presupuestos del Senado, realizó a Canarias, entre 2009 y 2010, el presidente de Extremadura, el popular José Antonio Monago, para visitar a su novia. Redondo era en esa época asesor de Monago y se la tenía guardada.

Ana Pardo protagonizó una pataleta histórica narrada a través de twitter. Ya se veía mandando en Torrespaña e incluso se apresuró a borrar miles de tuits de su historial (se habló de 21.000) para evitar que le pasara como a Màxim Huerta y que su pasado de radical izquierdista le pudiera jugar una faena.

Descendiente de Sancho III de Navarra

Ana Vera procede de una familia bien de Lugo. Su padre, el abogado Gerardo Pardo de Vera y Díaz, es descendiente directo de Sancho III de Navarra. Y fue el primer alcalde democrático de la villa lucense de Becerreá presentándose en las listas de Alianza Popular. Las dos hermanas abandonaron Lugo para conquistar la capital. A Ana le costó poco arrimarse a Zapatero y a los peces gordos del PSSOE tras su victoria electoral en 2004. Eso le valió para que Roures la rescatará para el periodismo reclutándola para el nacimiento del diario Público.

Luego, en 2009, se sintió traicionada al ser despedida en un ajuste de plantilla. Pero no se fue del todo. Siguió como colaboradora durante siete años y volvió como gran estrella invitada aceptando la dirección de publico.es en 2016. MIentras tanto, su hermana Isabel iba escalando posiciones en la Administración, aunque le pilló de lleno la tragedia del tren descarrilado en Angrois. Ella era la directora de obra de los tramos de acceso a Santiago en el que se produjo el fatal accidente en el que murieron 80 personas. La causa judicial sigue su curso, aunque ella no ha sido imputada.


jaume roures


El sonado enfrentamiento con Eduardo Inda

Ana Pardo Vera adquirió cierta notoriedad mediática enfrentándose a Eduardo Inda en La Sexta Noche. “Cuando yo saqué la relación entre Inda y Villarejo comenzaron los ataques, no sé si quería que dejara la dirección, pero fue a por todas… Me ha puesto una querella criminal por un delito de odio e injurias por confirmar que no quería pasarles la pensión a sus hijos... Quien se querella por el honor, primero tiene que tenerlo”, dijo.

El enfrentamiento con Eduardo Inda comenzó en un debate sobre una cuenta en Suiza del entonces alcalde de Barcelona Xavier Trías y publicada por el diario El Mundo en octubre de 2014:

Pardo de Vera le dijo a Inda: «Te voy a leer una cosa, Eduardo, que es el auto de conclusión de diligencias fruto de la querella criminal de Xavier Trías contra Unidad Editorial y los periodistas Eduardo Inda y otros dos más a los que no voy a citar porque no van dando lecciones de ética. El magistrado Coronado dijo que Inda y los otros dos periodistas no comprobaron la noticia«.

Respuesta de Inda: «Eso es mentira, te lo estás inventando«.

Pardo de Vera: «Sí, sí, si tienes menos credibilidad que una escoba. La cuenta esa es falsa. Os han dejado a los pies de los caballos y a lo mejor acabas en el banquillo«.

Inda: «No tenéis ni puñetera idea. Y mira, a mí no me va a dar lecciones una señorita que es de Podemos y vive en un pazo y es la sobrina del vicepresidente de la Asociación de Hidalgos de España. Eres una noble, enhorabuena, una noble de Podemos«.

Ana Pardo se va de La Sexta rumbo a TV3

Lo cierto es que Pardo e Inda sostuvieron una discusión subida de tono en directo y ella optó por abandonar. “Alma cándida, tienes menos credibilidad que una escoba”, “eres un cantamañanas”, “machista empedernido” o “mentiroso compulsivo" tuvo que escuchar Eduardo Inda. "Nadie me ha echado. Correcto o no, es lo que dicta mi conciencia", dijo ella para justificar su decisión de no volver a ponerse delante de Inda en el plató de La Sexta. Ana Pardo Vera tuvo que ir ante el juez a declarar como consecuencia de la querella por delito de odio e injurias que le puso Eduardo Inda por informar en su diario del embargo de su sueldo en La Sexta que un juez decretó por no pagar la pensión de sus hijos a su exmujer.

La resolución, que fue rápidamente difundida en redes y reproducida por otros medios, indicaba que Inda sólo podría disponer mensualmente del mínimo legal establecido en este tipo de casos hasta que fueran satisfechos los 13.344,44 euros que debía a su ex esposa y a sus hijos. Y a esa cantidad había que sumar otros 4.000 euros en concepto de intereses devengados y de las costas procesales.

Y Ana Pardo Vera dejó de acudir a La Sexta Noche y cambió de canal. Se pasó a TV3, en donde parece sentirse más cómoda jaleando al separatismo y denostando a las fuerzas políticas de derechas en este país. Allí, con las dificultades de un idioma que no entiende y sin opositor que cuestione lo que diga, se limita a aplaudir con tópicos los modos y malos modos del independentismo. En la tele del golpismo no le piden que encienda debates. Basta con que aplauda lo que allí se dice. Y lo hace muy bien.

"¡Pobres chiquillos!"

Allí hace unas semanas soltaba que lo que le provocaba pavor de la situación de salvajismo que se vive en Cataluña no era ver a los policías intentando instaurar el orden en las calles jugándose la vida, sino "esos chiquillos que sufren la violencia policial. Es peor que la gente que es violenta contra ellos porque parten de una situación de fuerza con el apoyo del Estado». Pobres chiquillos, sí. Lo que sí provoca pavor es imaginar que RTVE hubiera podido estar en sus manos. “Esta ultraizquierdista millonaria que insulta a nuestra policía en la televisión del 3%, no fue colocada como presidente de RTVE porque su hermana Isabel ya estaba trincando en ADIF. Por gentuza como esta, insistimos, hay que cerrar TV3", podía leerse en un twitter oficial de VOX.


jaume roures


¿Al dictado de Torra?

Y como no podía ser de otra manera, el portal que ella dirige, se apuntó rápidamente a las tesis de Quim Torra acusando a "infiltrados" de la Policía de la única violencia que se ha vivido estos días en las calles de Barcelona. No había pruebas, pero Público se apuntó al bombardeo mediático contra la Policía haciéndole el juego a Torra. Y así lo soltaban: “Infiltrados policiales provocaron violencia en torno a la Delegación del Gobierno en Barcelona”. Y ahí lo dejo, faltó añadir.

La información, firmada por Carlos Enrique Bayo, se basaba en informaciones y vídeos aportados por un particular en twitter en las que se podía oír: "Ya está, ya hemos tirado la valla y ahora se va a liar" y "ahora ya podemos hablar castellano, ya no hay problema", sin quedar claro quién pronunciaba estas frases. Y el periodista se montó una película con "encapuchados que recibían sobres de dinero" después de provocar incidentes violentos que luego hubo que desmentir.

Tuvo que hacerlo la propia directora: "esta información se publicó originalmente sin ser sometida a todos los filtros por los que pasa cualquier publicación de este medio antes de salir a la luz (…) Lamentamos haber ofrecido a nuestros lectores una información inexacta. Estamos trabajando para garantizar que no vuelva a ocurrir".

El mismo medio y el mismo periodista ya tenían antecedentes en materia de intoxicación informativa intentando convencer al mundo sobre una conspiración del CNI y el Gobierno de Rajoy para organizar los atentados de Barcelona y Cambrils.

El independentismo de Torra necesita aliados mediáticos capaces de escribir al dictado de su conveniencia. Y en publico.es tiene a su servidor más fiel.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario