Alcàsser y Macastre: las coincidencias de dos crímenes separados por solo 34 kilómetros

  • Sucesos
  • 30-04-2021 | 09:04
  • Escribe: Redacción




A pesar de las coincidencias, el caso Macastre sigue sin resolverse, 30 años después.

El 13 de noviembre de 1992, el país se estremecía ante la repentina desaparición de Miriam, Toñi y Desirée en Alcàsser, mientras se dirigían a una discoteca en la vecina localidad de Picassent.

Nada se volvió a saber de las tres jóvenes hasta setenta y cinco días después, cuando los cuerpos sin vida de las tres chicas aparecieron, convirtiéndose en el famoso caso de Alcàsser, del que Antonio Anglés y Miguel Ricart son los principales culpables.



Un caso que, por su brutalidad y su relevancia social, ha ocupado decenas de portadas y de documentales en estos últimos años pero que, como consecuencia colateral, hizo que quedara en el olvido un caso anterior, con el que comparte un gran parecido: el Caso Macastre.

Sólo tres años antes, el 15 de enero de 1989, a apenas 34 kilómetros de Alcàsser, Fracisco Valeriano (14 años), Rosario Isabel Gayete (15 años) y María Pilar Ruiz (15 años) desaparecian tras salir de excursión al paraje montañoso de Catadau.



El 'Caníbal de Ventas' no consigue hacerse el loco simulando ser un enfermo mental

Una desaparición que se produjo después de que los jóvenes fuesen vistos, aún con vida, en un bar de Catadau: sorprendentemente, el mismo bar en el que fueron vistos Anglés y Ricart poco antes de cometer el crimen de Alcàsser.



Cuatro días más tarde, un pastor encontraba el cuerpo de Rosario dentro de su caseta; el 6 de abril, un hombre que recogía espárragos encontraba el cuerpo de Valeriano, envuelto en un plástico grueso, a pocos metros de la caseta.

Pero es tal vez el cuerpo de Pilar el que más vincule este triple crímen al de las niñas de Alcàsser: y es que una mujer encontró un pie en un cubo de basura el 27 de enero... en la calle Alcàsser de Valencia. Un pie que no pudo ser reconocido hasta el 24 de mayo, cuando el cuerpo de la joven apareció en un canal de Turís, al que también le faltaban las manos.



Un 'caso abierto', a pesar de las similitudes entre los crímenes

Así pues, el cadáver de Pilar recordaba, según asegura El Confidencial, al de uno de las niñas de Alcàsser, que también sufrió la amputación, post-mortem, de una de las manos.

Del mismo modo, este tercer cuerpo fue encontrado un 27 de enero; misma fecha en la que, cuatro años más tarde, fueron encontrados los cuerpos sin vida de Miriam, Toñi y Desirée.

Las imágenes de los dos periodistas muertos en Burkina Faso ya circulan por las redes sociales

A pesar de las similitudes, tanto en edades, modus operandi y zona de actuación, los investigadores no encontraron pruebas ni indicios que pudiesen vincular a los responsables del caso Alcàsser con este caso previo, haciendo que, 30 años más tarde, el asesinato de Valerio, Pilar y Rosario siga siendo un "caso abierto".

Facebook Twitter

Deja tu Comentario