Al PP le toca la lotería: Puede sacar 36 millones por la venta de la sede de Génova

  • Política
  • 17-02-2021 | 09:02
  • Escribe: Guillermo Vives

Casado rechazó en 2018 la venta de Génova porque "el problema del PP no es ni qué sede tiene, ni un logotipo, ni un himno ni un nombre. El problema que tenemos es de fondo"




El Partido Popular puede lograr hasta 36 millones de euros con la venta de su sede nacional, ubicada en la madrileña calle Génova 13, y entre 140.000 y 160.000 euros al mes si opta por alquilarla, según estimaciones realizadas por el portal inmobiliario Idealista.

El líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado ante el Comité Ejecutivo Nacional del partido que abandonarán la sede de Génova y cambiarán de ubicación, un paso con el que quiere romper con el pasado y los casos de corrupción que se están juzgando sobre la supuesta caja b de la formación.



Casado ha argumentado ante la plana mayor del PP que "no deben seguir en un edificio cuya reforma se está investigando en los tribunales". A la espera de que la dirección nacional ofrezca más detalles fuentes de la cúpula del partido han señalado que se quiere hacer "lo antes posible", sin precisar fecha.

El presidente del Partido Popular ha encargado al secretario general de la formación, Teodoro García Egea, "el traslado de la sede y todo lo relativo al mismo".



Un inmueble de 10.243 metros

El inmueble situado en Génova 13, desde cuyo balcón ha celebrado el PP sus victorias electorales, cuenta con 10.243 metros distribuidos en nueve plantas de oficinas y cuatro de aparcamiento. Si elige la opción de vender, podría conseguir hasta 36 millones de euros, mientras que si opta por arrendar obtendría entre 140.000 y 160.000 euros al mes, según idealista/data.

En concreto, señala que el partido podría llegar a ingresar hasta 36 millones de euros con la venta de este activo. Esta predicción cifra en 30 millones de euros la transacción de las oficinas y en seis millones de euros las 93 plazas de aparcamiento.



De conseguir esta cantidad, el PP recuperaría casi la totalidad de la inversión realizada en 2007 cuando compró el inmueble a Mapfre por 37 millones de euros, según añade el portal inmobiliario, que señala que esta decisión se produce "en plena pandemia y en un escenario donde el teletrabajo ha cobrado protagonismo".

Así, admite que antes de la aparición del coronavirus había una falta de oficinas 'prime' en Madrid, pero ahora no existe tanta necesidad de este tipo de espacios, máxime cuando el mercado de la capital contará con numerosos edificios de nueva construcción o remodelados durante este ejercicio y 2022 en un eje tan importante con el Paseo de la Castellana.



Según explica el portal inmobiliario, esta estimación sobre Génova 13 ha sido generada a través del algoritmo de idealista/data, que basándose en los datos registrados en el Catastro estima el precio en comparación con inmuebles de similares características aparecidos en el mercado en los últimos años.

Dejando a un lado los pronósticos basados en el Catastro, la consultora Colliers cifra el valor de mercado del edificio entre 55 y 70 millones de euros, según agrega en el mismo comunicado. Antes de albergar las sedes de Mapfre y del Partido Popular, este emplazamiento fue un huerto del convento de las monjas salesas.

Soraya ya planteó la venta en 2018 y Casado la rechazó

Ya en la carrera de primarias del PP, en verano de 2018, la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría se abrió a estudiar la posibilidad de vender la sede de Génova, ante las informaciones que apuntaban a que se había pagado con dinero negro. Según dijo entonces, era una propuesta que la habían hecho "muchos afiliados" y no descartó "darle una vuelta".

En ese momento se le preguntó por esas declaraciones de Santamaría a Pablo Casado, quien aseguró que él era un candidato que no renegaba del pasado y añadió: "Creo que el problema no es ni qué sede tiene, ni un logotipo ni un himno ni un nombre. El problema que tenemos es de fondo".

Según dijo entonces, lo que podía hacer reconectar con la sociedad no era "pintar el logotipo de otro color" o "cambiar al edificio de enfrente" sino mantener una "posición firme" en Cataluña, bajada de impuestos, unidad de España o defensa de la familia.

Al final fue Pablo Casado el que se impuso sobre Santamaría en ese congreso extraordinario celebrado en julio de 2018 para elegir al sucesor de Mariano Rajoy, en que los mensajes de regeneración y ejemplaridad centraron las promesas de los candidatos tras el caso de los 'papeles de Bárcenas'.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario