¿A qué se refiere la policía cuando habla de un 'narco-móvil'?

¿A qué se refiere la policía cuando habla de un 'narco-móvil'?

31/12/2022

| Iris López

Facebook
Twitter

Estos son los teléfonos usados por los criminales que solo permiten hacer y recibir llamadas

En el argot policial, a los móviles que solo permiten hacer y recibir llamadas se les conoce como "narco-móviles". Estos son muy difíciles de rastrear ya que no tienen conexión a internet y no se conectan continuamente a las antenas BTS de posición.

Con su pequeño tamaño, ligereza y batería de larga duración, el Nokia 8210 se convirtió en el celular más popular en 1999, año en el que se lanzó al mercado.

Según la información publicada por el periódico 'Diario del Crimen', fueron apareciendo nuevos móviles que tenían grandes avances tecnológicos, como Bluetooth, mecanismos de rastreo y Wifi, por lo que el teléfono de la "culebrita" fue perdiendo usuarios.

Existen personas que prefieren utilizar este tipo de móviles para no ser ubicados: los narcotraficantes británicos. Así lo reveló un artículo publicado en la revista Vice, donde se explica que, precisamente, por los dispositivos de rastreo que tienen los smartphones. Estas personas al margen de la ley no se atreven a cambiar de equipo.

La versión de los protagonistas

"Los federales ahora pueden ocupar las redes Wifi y el puerto Bluetooth para obtener información de cada teléfono. Parece ser que pueden escuchar las llamadas de un modo mucho más fácil a como lo hacían antes. Todos los dealers que conozco usan teléfonos antiguos y el Nokia 8200 es el que todos quieren porque es pequeño y la batería dura bastante", aseguró 'K2', un traficante de Birmingham que accedió a hablar con 'Vice'.

'K2' confesó que este modelo posee un gran uso para las personas que trabajan con sustancias ilegales dado que tiene incorporada una tecnología de infrarrojo con la que es posible recibir o enviar información sin que nadie la intercepte.

Pelea en una peluquería de Madrid

Hecho insólito en una peluquería de Madrid. Dos trabajadores de una barbería iniciaron una pelea que terminó con sangre y más de ocho puñaladas. El arma, de lo que podría haber acabado en un crimen laboral, fueron las tijeras, que cada uno cogió e introdujo en el cuerpo del otro con una brutalidad extrema cuando ambos se encontraban en horario de trabajo.

Los hechos tuvieron lugar en un local de la calle Ginzo de Lima, cierra madrileño de El Pilar, muy cerca del centro comercial La Vaguada. El crimen ocurrió hacia las cuatro de la tarde.

La pelea comenzó con varias agresiones, hasta que cogieron las tijeras. Por lo visto, el herido grave, al que su compañero le ha propinado ocho puñaladas, es de origen magrebí y no tiene antecedentes policiales. 

Este último peluquero ha huido después del ataque casi mortal en el establecimiento. La Policía Nacional, que se ha trasladado hasta el lugar de los hechos con efectivos del Samur-Protección Civil, ha encontrado las tijeras que había utilizado y ha abierto una investigación para encontrar al hombre y aclarar las causas y motivaciones del conflicto.

Según la información publicada por el diario 'El Caso', las ocho puñaladas han dejado al peluquero de 34 años casi en el suelo. La víctima estaba sangrando por ocho heridas provocadas por el arma blanca utilizada en el asalto: una en el hombro izquierdo, cinco en la zona lumbar y dos en el abdomen.

Los agentes de seguridad han sido los primeros en llegar a la calle Ginzo de Limia, donde se encuentra ubicado el comercio de estética, y han socorrido en primer lugar a la víctima tapándole las heridas que presentaban un mayor sangrado. Poco tiempo después, los profesionales del Samur lo han atendido y estabilizado.

Facebook
Twitter

Deja tu Comentario