A Puigdemont (que aplaude la quema de la constitución en TV3) no le ha gustado que le quemen en un pueblo de Sevilla

  • Cataluña
  • 22-04-2019 | 09:04
  • Escribe: Gonzalo Palacios

El mismo que ha fracturado en dos a la sociedad catalana acusa al PSOE de participar en un acto de odio contra su persona en el pueblo de Coripe, en Sevilla




El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha acusado al PSOE de "participar en un acto de odio" por la quema este domingo del muñeco que representaba a su persona en Coripe (Sevilla), durante la Fiesta de la Quema del Judas.

En un apunte en Twitter, Puigdemont ha lamentado "que el PSOE participe de un acto de odio tan visceral e inhumano", y ha sostenido que su compromiso es la independencia, la democracia y la libertad, y que ninguno de ellos merece un fusilamiento en una sociedad civilizada, en sus palabras. (García Egea: "¡Puigdemont no tiene derecho a representar a los españoles!")



Puigdemont apunta a autoridades y policía

"No ha sido ninguna anécdota, ni obra de una minoría. Ha sido una actividad oficial, amparada por las autoridades socialistas locales", ha opinado el expresidente, que ha asegurado que se ha utilizado munición real, con la participación de la policía local. (El fugado Puigdemont prepara un nuevo golpe: ¡¡Tiene intención de autoproclamarse Presidente de Cataluña!!)

Puigdemont ha explicado que el muñeco llevaba un lazo amarillo "bien visible", y ha destacado que en el acto no solo le han querido fusilar a él sino que, a su juicio, han querido mofarse de la lucha por la libertad de presos independentistas y los que se encuentran en el extranjero.



Además, ha afirmado que "la España del 155 y del 'A por ellos' ha engendrado esta actitud. Son directamente responsables, sus promotores y avalistas", y ha añadido que también lo son de la, a su juicio, deteriorada imagen de España.

"Con participación de menores"

"Es un mensaje de odio, con toda la voluntad de generar odio. Es un acto en el que participan menores, que han asistido como algo normal a la orgía de violencia desatada contra lo que represento", ha insistido Puigdemont, que ha subrayado que es un acto indigno e impropio de una sociedad civilizada.



Ha destacado que normalmente respeta las muestras de ironía y sarcasmo que considera que forman parte de la libertad de expresión, pero ha reconocido que en este caso no es así: "Esta, a diferencia de las otras, no la puedo respetar, por dignidad personal y por decencia democrática", ha dicho. (Puigdemont pide amparo al Parlament por una 'amenaza' de secuestro)

Puigdemont está muy preocupado con la quema de su muñeco, mucho más que con la quema de la constitución en la televisión pública catalana que él controla en contra de la mayoría de su población. 



 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario